Truco Revelación de una carta desconocida

Truco Revelación de una carta desconocida
Categoría: Magia con cartas
Preparación:  ninguna
Materiales:

  • Una baraja de cartas

Este truco pertenece al ebook “Trucos de Magia P. Wenceslao Ciuró”

Consiguelo aquí

Categoría:

Descripción

Truco Revelación de una carta desconocida

Efecto:

Entrega una baraja a un espectador para que la mezcle a su gusto.

Vuelto de espaldas, ruégale que forme sobre la mesa dos montoncitos de igual número de cartas; de tres, cuatro, cinco, seis o más cartas cada uno. Luego que se memorice la carta que la casualidad dejó encima de la baraja de las cartas que no ha usado para los montones, pues ella será el objeto de la adivinación final. Después, que coloque uno, cual quiera de los dos montones encima de la baraja y que deje ésta sobre la mesa, igualando bien las cartas. Finalmente, que meta en su bolsillo el otro montón.

Ejecutado todo esto por el cooperador, te vuelves de cara, coges la baraja, y haces notar que te es imposible conocer ni hallar la carta que secretamente miró el espectador, ya que ignoras el lugar que ocupa en la baraja; pero vas a dejar la carta más perdida todavía entre las demás… Echas cartas sobre la mesa en montón, retirándolas una a una de encima de la baraja y contándolas secretamente… Después de haber contado ocho o diez, te paras un instante y dices: “Echaré cartas hasta que usted me pare”, y sigues echando y contando mentalmente hasta que te paren. Para el auditorio esto tiene sólo por objeto perder de vista la carta, pero es la clave del juego, pues es esencial que sepas y recuerdes el número de cartas retiradas. Supongamos que has retirado quince. Recoge el montón de quince e indiferentemente colócalo encima de la baraja. Por último, invita a colocar, también encima, el paquete que guarda el espectador en su bolsillo; pero vuelve un instante la cabeza durante esta operación, como garantía de que no puedes tener ningún punto de indicación para saber el emplazamiento de la carta.

Ahora bien; operando tal como he dicho, la carta que miró el espectador quedará en la baraja en el número de orden indicado por el número de cartas retiradas y contadas secretamente por el artista. En nuestra suposición se hallaría en el décimo quinto lugar empezando por encima.

Este es el principio. Conociendo, pues, el lugar de la carta en la baraja no queda más que buscar una manera efectista de revelarla. Te propongo las dos siguientes:

PRIMERA. Entrega la baraja al colaborador mandándole extender las cartas, una a una, sobre la mesa, boca abajo y en manifiesto desorden. Mientras lo hace las vas contando cuidadosamente, y al ser retirada la que interesa, la localizas, procurando no perderla de vista. No es preciso extender todas las cartas; cuando te parezca mandas cesar, diciendo: “Ya habrá salido su carta”. Para el efecto final, pasea la mano, extendida, sobre las cartas como tratando de captar ondas misteriosas… Al cabo de unos instantes de esta simulación, párate sobre la carta en cuestión y di resueltamente: “Usted miró (vuelve de cara la carta) el… (la nombras)”.

Nota que el efecto sería casi igualmente misterioso extendiendo las cartas figuras visibles                                                                                

SEGUNDA MANERA. – Hazte vendar los ojos con un pañuelo; coge a tientas la baraja, y di a tu cooperador que irás dejando cartas sobre la mesa, figuras visibles; y que cuando vea la que miró te diga mentalmente “párate”, y tú captarás telepáticamente su orden mental. Insiste en que no profiera palabra alguna al ver su carta, y que su orden sea puramente con el pensamiento.

Ya comprendes que en este caso debes contar secretamente las cartas a medida que las vas retirando y volviendo de cara, y que, al llegar al número de la clave, sabrás que la carta que le corresponde es la buena. A I volverla de cara simula captar las ondas telepáticas de la orden, con la “mise en scéne” que tu comicidad te inspire. Y si como es casi seguro ves un poco por debajo del pañuelo venda, entérate de la carta, manda a tu cooperador pensar fuertemente en ella, y se la adivinas captando de nuevo su pensamiento.

Nota. Debes tener en cuenta que el número de cartas de cada uno de los montones que libremente forma el espectador debe ser menor que el número de cartas que tú retiras. Más claro, si el cooperador hiciera, por ejemplo, los montones de ocho, y tú retirases y contases sólo ocho o menos cartas, el juego fallaría.

Puedes descargar el truco de magia en pdf desde aquí:

Truco Magia con cartas Revelación de una carta desconocida

Sobre Ebookmil

En este lugar encontraras cientos de recursos para desarrollar con niños y jóvenes. Nos gustaría que participases con tus comentarios o cualquier otra información que pueda ser útil a los demás, juntos podemos construir este sitio y ser de mucha bendición para otros y sobre todo para los niños y jóvenes que son en los que se ha pensado a la hora de construir este sitio.

No dudes en preguntarnos si tienes alguna duda o de pedirnos lo que necesites. Puedes usar la pestaña “Valoraciones” o el formulario de contacto.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Truco Revelación de una carta desconocida”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *