Manual de Guiñol I

El manejo de los muñecos o Títeres

A los niños y niñas les gustan los títeres y aunque ellos están conscientes que son fantasía, o que son objetos sin vida, pone a funcionar su gran capacidad de imaginación. Ellos toman sus consejos como una realidad que hay que poner en práctica. (A los adultos también, aparte que los hace sentir feliz como niños.)
El éxito de un teatro de títeres no depende sólo de los recursos y efectos con que se cuente. Depende de la seriedad y responsabilidad que tenga para llevar un mensaje efectivo y positivo. Nunca se debe ver este arte y a los títeres como un juego de muñecos sino como un instrumento dado por Dios para llevar ese mensaje deseado.
Para ser un buen titiritero se necesita seguir unas técnicas básicas para manejar correctamente un títere de una manera sencilla, clara y
divertida.

¿Qué es un títere?

Los títeres son muñecos cuyos movimientos dependen directamente de la mano del titiritero. Hay varias clases de títeres: hay de dedo, de mano, de palo, de calcetín. Aquí vamos a hablar más que todo de los títeres de boca. Es decir los que pueden abrir y cerrar la boca del títere, con la mano adentro del títere. Es bueno combinar varias clases de títeres para compartir una historia o canción. Cada una de las
clases de títeres tiene su uso. Los de dedo son buenos con niños pequeños y grupos pequeños. Los de palo son buenos para enfatizar palabras o agregar detalles a un programa sin utilizar un títere grande y costoso. Los de boca son buenos porque parecen más reales. Puede hacer muchas de las cosas que hacemos nosotros. Entre más creíbles sus movimientos, el público va a creer su mensaje.

POSICIÓN DEL BRAZO Y CALENTAMIENTO

Antes de comenzar a manejar títeres, si no está acostumbrado a hacerlo, debe hacer unos ejercicios de calentamiento. El estar con los
brazos levantados un período de tiempo no es muy cómodo, pero si se practica y se ejercita correctamente, la incomodidad será mínima. Como cualquier actividad física, el entrenamiento es muy importante. Un propósito importante de ensayar todas las semanas es ganar la fuerza para levantar un títere durante los 20 o 30 minutos que dura un programa.

Posición del Brazo

La posición correcta del brazo debe ser totalmente vertical, con los dedos de la mano hacia el frente creando con la muñeca de la mano un
ángulo de 90º. (Vea la ilustración) De esta manera la presión del brazo reposa sobre el cuerpo y no sobre el ante brazo.

Ejercicios de calentamiento

Ejercicio del brazo

Extienda ambos brazos hacia los lados horizontalmente creando una cruz con su cuerpo, con las palmas de las manos hacia abajo. Comience a hacer movimientos giratorios hacia el frente contando hasta 10, luego repítalo hacia atrás 10 veces más y repita la rutina por lo menos 3 veces. (vea ilustración)

Ejercicio de mano

El dedo pulgar es esencial en el manejo de títeres para el movimiento correcto de la boca. (Más adelante se explicará). Es importante desarrollar este movimiento. Hay tres ejercicios que debe hacer (repita cada rutina 3 veces por lo menos).

  • Bajo una tablilla o una mesa, apoyándose contra esta, mueva el pulgar hacia abajo y hacia arriba
    10 veces.
  • Con una bola de goma en la mano extienda el brazo verticalmente. Con el dedo pulgar ejerza presión a la bola
    10 veces.
  • Con solo la mano también puede hacer un ejercicio. Extienda el brazo verticalmente y cruzando el dedo central con el índice haga la misma rutina antes mencionada. Con la mano dentro del títere también lo puede hacer.

Consejo de cooperación

Si el títere se pone pesado nunca lo apoye contra el escenario. El apoyarse en el escenario crea mala postura del títere y puede que el escenario se caiga. Mejor acuda a la cooperación. Que otra persona le ayude sujetando su brazo y de esta manera le sirve de apoyo, o sujetando su brazo con la mano que tenga libre.

MANEJO DE LOS TÍTERES

Movimiento de la Boca

El arte de los títeres depende en gran manera del movimiento que se le da a cada títere. Este debe tener movimientos lo más parecido a la realidad del personaje que se está interpretando. Hay que tomar en cuenta si se está interpretando a un humano, un animalito, flores o cualquier otro personaje.
Como mencionamos anteriormente, el dedo pulgar es esencial. Nuestro marco de referencia es nosotros mismos. Si se fija, cuando nosotros hablamos movemos nuestra quijada (parte inferior de la boca) y no nuestra cabeza. Esa es la clave y eso se logra moviendo nuestro pulgar solamente y no toda la mano una vez está dentro del títere.

Sincronización

Cuando se va a hacer hablar a un títere hay que mover los labios, sincronizadamente. Esto se logra cuando dividimos las palabras en sílabas y acentuamos el movimiento de acuerdo a la entonación. Abriendo y cerrando la boca con cada sílaba. También cerrando la boca cuando el títere termina de hablar. Ejemplo. La palabra “Hola”, el títere comienza con la boca cerrada abre la boca al decir “Ho” cierre y vuelve a abrir para decir ‘la” y cierra la boca al terminar de hablar. Todo eso mientras mantenga el nivel de los ojos constante mirando al público o personaje con quien esta hablando. Si parece que hay mucho movimiento del títere es porque el titiritero mueve los dedos en ves del pulgar.
Nota: Es importante hacer los ejercicios del pulgar. Puede practicar con el títere imitando diálogos de la televisión, parándose frente al espejo y usted mismo hablando o cantando.

Entradas y Salidas con un Títere

Otros movimientos a considerar son las entradas y las salidas del títere. Se entra al escenario, en movimientos normales, desde la derecha hacia el centro, ascendentemente en forma de escaleras en tres tiempos girando su cuerpo al mismo tiempo. Se sale desde el centro, dando media vuelta y bajando escalonadamente también en tres tiempos. Se puede mover el codo para dar un efecto aún más normal. Recuerde que los títeres, aunque no tengan pies, deben aparentar que los tienen. El personaje siempre influye en los movimientos. Un joven sube las escaleras más rápido que un abuelito. Una persona con grandes noticias sube rápidamente, pero una persona con problemas o que esté enfermo sube lentamente. Los títeres tienen buenos modales. No se olvide dar los saludos y las despedidas.

Contacto Visual:

Cuando se está manejando a un títere, uno tiene que poner en función todos sus sentidos, y no ser distraído. En todo momento tiene que fijar la atención en su títere. Cuando hay algún moderador fuera del teatro, algún niño habla, o hay otro títere que está hablando o cantando, los demás títeres deben dar la impresión que lo están escuchando mirándolo.

Cuando se está manejando a un títere, uno tiene que poner en función todos sus sentidos, y no ser distraído. En todo momento tiene que fijar la atención en su títere. Cuando hay algún moderador fuera del teatro, algún niño habla, o hay otro títere que está hablando o cantando, los demás títeres deben dar la impresión que lo están escuchando mirándolo.
No se puede mantener contacto visual si los ojos suben y bajan con cada palabra. Es importante tener en cuenta el nivel del público. El teatro es casi siempre a un nivel más alto que el público. A veces ponen a los niños en el piso o en sillas para niños. Eso hace el trabajo del titiritero más difícil por el hecho que el público esté más abajo. Los títeres deben mirar hacia abajo para que los niños los puedan ver. Es mejor que no se sienten muy cerca al teatro.
El titiritero tiene que mantener la mano dentro del títere doblado de tal forma que el público pueda ver la cabeza y los ojos del títere, no sólo el cuello del títere. En una conversación mostramos interés, importancia y conexión mirándonos a los ojos. Es igual con los títeres. El público va a mantener mucho más interés si hay contacto visual. (Los ojos grandes ayudan).

Postura

La postura del títere debe ser lo más natural posible. No debe estar inclinado ni para el frente ni para ninguno de los lados. El títere debe verse de la cintura hacia arriba, no tan alto que se ve el brazo del titiritero ni muy abajo que sólo se ve la cabeza del títere. Esta postura y altura debe ser permanente. El títere debe mantener suficiente espacio entre él y el teatro para hacer movimientos naturales, nunca apoyado en el teatro. Es penoso cuando los teatros se desbaratan en medio de una presentación por el hecho de que los títeres son apoyados sobre el teatro.
Cuando hay más de un títere en escena la distancia entre un títere y otro debe ser distribuida equitativamente. Los títeres deben estar localizados desde el área del centro hacia afuera. Si hay una persona afuera interactuando con el títere tenga cuidado de que esa persona este entre el títere y el público.

Movimiento Corporal

Los movimientos de cada títere, como mencionamos anteriormente, varían según lo que representan. Estos movimientos deben ser coordinados y naturales, no bruscos, violentos ni mucho menos irreales.

Acción y Reacción

Cuando hay diálogo entre títeres, con el público o con el anfitrión, el títere debe reaccionar a tiempo de acuerdo a las circunstancias. Por ejemplo: Si se le está haciendo una pregunta contestarla de acuerdo al tema y en el tono que se requiere. Si se sorprende, reaccione con sorpresa, si se le asusta, muestre susto a tiempo.

Personalidad del Títere

Cada títere debe tener su propia personalidad. Su voz, movimientos, vestimenta y conducta deben ser características de cada personaje y debe estar de acuerdo con la edad, sexo y género. De esta manera la audiencia puede identificar cada personaje de tan sólo escucharlo. Pequeños movimientos de la cabeza da mucha personalidad al títere. Es bonito cuando un titiritero toma el tiempo para desarrollar una personalidad para el títere.

Títere de Varilla y su Manejo

Se le dice de varilla porque sus brazos se mueven con una o dos varillas y se le mueve la boca. Regularmente este títere está fabricado con esponja pintada o forrado con tela. El títere que puede mover las manos le da más naturalidad y mayor énfasis a las expresiones del títere. También es más fácil manejar accesorios y pasar cosas de un títere al otro.

Manera de colocar el hule

Colocar el hule en el extremo de la varilla dejando un espacio de aproximadamente dos pulgadas. Con la varilla justamente a la mitad del hule, introduce un extremo del hule por dentro del otro. Hale el extremo del hule para que éste se ajuste a la varilla. Para colocar la varilla en la mano del títere ponga la varilla al lado de la parte interior de la mano y pase el hule alrededor de la mano por el extremo de la varilla.

Una Varilla

El mensaje que se quiere llevar depende de la posición del brazo.

Dos Varillas

Como tiene una de sus manos ocupada con la boca del títere, la otra la utilizará para manejar las dos varillas. Pueden hacer movimientos que demuestren que estás aplaudiendo, orando, triste, puede demostrar acciones como nadar, volar o que está durmiendo entre otras. Como también en algún momento dado se puede soltar una de ellas o las dos.
Recuerde debe practicar frente un espejo para poder coordinar sus movimientos. Es muy importante el papel del director. Alguien que le guía del lado del público.

Sacado el manual ” Taller de Títeres , Grupo Manos a la obra. Puedes descargarlo pulsando aquí:
Adaptado de El Arte de los Títeres. Jose A. Rodriguez Meléndes

Desde aquí puedes ir a las siguientes partes del curso:

MANUAL DE GUIÑOL II