Las nuevas tecnologías están cambiando los hábitos de los juegos en los niños, y no se a ti, pero a mi me preocupa mucho lo que está sucediendo.

No es lo mismo jugar con la consola o el móvil que jugar con los amigos. Temo que cuando nos demos cuenta de las consecuencias de estos cambios ya sea irreparable el daño. Yo por si acaso ya estoy poniendo mi granito de arena, me he convertido en un defensor de los juegos en grupo, un percusor de activar a los padres para que jueguen con sus hijos, pero por favor, que no se pongan a jugar con la consola o el ordenador.

La importancia del juego en los niños

El juego es la principal actividad a través de la cual el niño se desarrolla. Por medio de él, el niño observa e investiga todo lo relacionado con su entorno de una manera libre y espontánea. Los niños van relacionando sus conocimientos y experiencias previas con otras nuevas, relacionando procesos de aprendizaje individuales, fundamentales para su crecimiento, independientemente del medio ambiente en el que se desarrollen.

¿Por qué es sano jugar?

El juego implica una serie de procesos que contribuyen al crecimiento integral del niño. Estas son las principales funciones que tiene el juego en la vida de los niños.

I Educativa. El juego estimula el desarrollo intelectual de los niños, permitiéndoles hacer juicios sobre su conocimiento propio al solucionar problemas, de esta manera aprenden a estar atentos a una actividad durante un tiempo. Asimismo, desarrollan su creatividad, imaginación e inteligencia ante la curiosidad por descubrirse a sí mismo y su entorno. El sentimiento de realización y las lecciones que aprenden, los motivan a ejercitarse después sus ideas en situaciones de la vida real.

II Física. Los niños desarrollan habilidades motrices y aprenden a controlar su cuerpo. El juego provoca un desahogo de energía física, a la vez que les enseña a coordinar sus movimientos e intenciones para lograr los resultados deseados en el juego.

III Emocional. El juego resulta un escape aceptable y natural en los niños para expresar emociones que muchas veces con palabras no pueden expresar. Al usar su imaginación, los niños pueden pretender ser otra cosa a lo que es en realidad. Permite a los niños desarrollar una actividad sin tener responsabilidades totales o limitantes en sus acciones. Fomentando su personalidad e individualidad, ayudándolos a adquirir confianza y un sentido de independencia. Se les permite tomar sus propias decisiones y reglas, sin que exista alguien más imponiéndose o reprimiéndola.

IV Social. A través del juego los niños se van haciendo conscientes de su entorno cultural y de un ambiente que había sido durante sus primeros años ajenos a ellos. Funciona como un ensayo para experiencias venidera ya que va entendiendo el funcionamiento de la sociedad y de las acciones de los seres humanos. De esta manera, aprenden a cooperar y compartir con otras personas, conociendo su ambiente. Asimismo, aprenden las reglas del juego limpio, así como a ganar y a perder.

La importancia de los padres a lo largo del crecimiento de los niños es de suma importancia, la familia es la primera escuela de los pequeños, ya que imitan lo que ven a su alrededor, tanto las acciones y formas de expresarse por parte de los que lo rodean. Por tal motivo. Es necesario estar consciente de la importancia que tiene la educación de los niños, y de lo que probablemente pueden aprender dentro del hogar.

Desafortunadamente, en algunas familias es posible observar una total despreocupación por el desarrollo integro de los niños, creyendo que los aspectos educativos son únicamente responsabilidad de la escuela. Y retomando la preocupación que mencioné al principio de este artículo, los niños están siendo influenciados por terceras personas que diseñan el ambiente que ellos quieren para llevarlos al fin que se han fijado, a través de los juegos electrónicos y material audiovisual. Digamos que estamos permitiendo que extraños hablen a nuestros niños y mientras tanto nosotros nos preocupamos en otras cosas.

Que sirva este articulo para hacernos reflexionar y ponernos en acción en lo que podemos hacer, aunque eso implique un esfuerzo. No es fácil impedir que los niños inviertan el 90% de su tiempo en ese tipo de juegos, están diseñados para eso. Vamos a necesitar que nuestra propuesta sea mucho más atractiva y eso va a requerir de nuestra participación, bien jugando con ellos o provocando encuentros y actividades con otros niños.

Manos a la obra, o mejor dicho, pongámonos a jugar con los niños.