Payaso!, gritan despectivamente para insultar a quien se toma la vida de una manera menos seria. Cuanta razón se puede tener, estando tan equivocado al mismo tiempo.
Los payasos de hoy en día son verdaderos profesionales de la diversión educativa más que del hecho de hacer reír por reír. Para eso ya se encargan otros personajes más televisivos, libres de maquillaje blanco y frikis de los “reality show”

La preocupación principal de “Payasos del Reino” es transmitir enseñanza al mismo

tiempo que divierten y por ello su trabajo no comienza cuando se colocan los “zapatones” sino mucho antes. Sus trabajos

son elaborados y estudiados minuciosamente para inculcar concienciación de los problemas actuales y cuales son sus soluciones. El medio ambiente, la aceptación multicultural y en general, el respeto a las personas y a lo que te rodea, son los pilares de su espectáculo.

Para ello, no sólo una dirección empresarial es suficiente. Los “educadores”, camuflados detrás de esas sonrisas y esos aires de ingenuidad, necesitan una preparación especial y para eso no se han construido universidades ordinarias. Licenciados, diplomados, técnicos profesionales, etc… son sus “curriculum”, digamos….. sociales, pero el título oficial de payaso es algo que sólo pueden tener acceso a ello, personas privilegiadas que desde pequeños realizan tesis de final de carrera

Hora y media o dos horas de intenso trabajo que parece realizado sin ningún esfuerzo físico y que es superado con gran ilusión. A veces, ese trabajo es más gratificante cuando pueden compartirlo con su propia pareja.

Pero compartirlo además con los niños es algo que a ellos les reporta relajación y paz.

He querido subir esta pequeña pincelada de uno de los trabajos fotográficos que más he disfrutado para más adelante realizar un reportaje más completo de esta actividad profesional.

De momento, me quedo con parte de lo que necesito y………. que me llamen “payaso”

Autor: José Angel Fdez. de Córdoba